Pilar Sala
BUENOS AIRES blanco y negro