Comentarios
COMENTARIOS DE CRITICOS SOBRE LA OBRA NAIF DE PILAR SALA
 
 

Pilar Sala, artista naif argentina, nos muestra en cada una de sus obras, una temática onírica y fantasiosa, plagada de detalles.

Su imágen perfecta, dentro de su aparente sencillez visual, está plagada de detalles y logra que el espectador se asombre al ver surgir lo poético dentro del cuadro.

Metafóricamente coloca elementos plenos de abundancia de flores, árboles, y sembradíos, que vibran en cada plano, mostrándonos así cómo se anidan las emociones, la sensualidad, y la prosperidad, en su imágen naif creativa.

Las Obras de Pilar Sala, nos transmiten dulzura y paz, y al mismo tiempo cuando nos acercamos a los detalles, notamos la complejidad que une imágen y la técnica que su autora nos quiere mostrar, la simplicidad naif y la maestría de una Gran Artista. © 2003


 
El mundo de Pilar Sala ocupa alegremente un lugar de preponderancia en la pintura naive.

Sus mundos de ensueño, sus alegorías de la felicidad, sus afirmaciones constantes del bien, que es la materia prima de la que se nutre este arte y que vivifica a todos sus cuadros, hablan del temperamento claro, abierto de par en par a la hermosura y a la sencillez, que ella recoge en sus emblemáticos trabajos, tan luminosos en su unidad, que constituye un himno de gratitud y de felicidad.
Cesar Magrini
©Junio 2003, Buenos Aires
 
DIARIO LA NACION
Sábado 26 de Julio de 2003
CULTURA
La artista Pilar Sala es una destacada pintora del género naif y vecina de Vicente López y realizará una exposición en Galería Forma.
página 3

El taller mágico de Pilar Sala
De la paleta a la tela, con maestría y candor
Una artista naif de Vicente López
  • Sus trabajos, reproducidos en serigrafías, adornan salones argentinos y de otros países.
  • Por Internet difunde sus obras y las de otros cultores de la pintura ingenua. Próxima exposición.

En un rincón de Vicente López, una hermosa casona alumbrada por abundante sol entre el follaje cobija un taller de ensueño.
Allí la fresca paleta de Pilar Sala no se cansa de crear pequeños mundos donde con ingenua sutileza, se confunden realidad y fantasía.
Esta artista naif argentina trabaja con riqueza imaginativa paisajes, elementos y personajes que desgranan mágicamente humor y sentimientos.
Los elementos surrealistas juegan en su temática onírica como en en sueño empecinado en recordar cada detalle. La poesía del color deleita al observador más allá de la aparente simpleza temática.
Si bien hay tantos estilos de pintura naif como pintores, la belleza de una creación se expresa con mayor intensidad cuanto más espontáneamente fluye el niño interior, ese capaz de transmitir, como en este caso, candor y dulzura.
Pilar Sala no estudió pintura, es licenciada en Ciencia Política; pero se transformó en una autodidacta que logró, mediante un constante desafío, una técnica en la que se reconoce maestría.

Como resguardada en su taller, optó por otras formas para dar a conocer su trabajo
"No me agradan las exposiciones", aclaró. Entonces, para llegar masivamente a los que gustan de su peculiar estilo, editó serigrafías artesanales de varios de sus cuadros.
La mayoría se agotó rápidamente, ya que fueron confeccionadas por serígrafos prestigiosos y hoy adornan salas y lugares de Argentina y otros países.
Asimismo, en su página Web no solo pueden observarse sus obras, sino que está abierta al intercambio con notables artistas extranjeros y nacionales del género.
Aunque, según comentó, por estos días fue tentada y aceptó. Por tal motivo en la Sala 2, de la Galería Forma ( Araoz 2540, Capital) podrá verse una colección de sus pinturas del 7 al 19 del mes próximo.
Así, a pincel directo, los azules puros y los elaborados colores de su paleta nos dejarán ver en distintos planos flores, árboles, sembradíos y personas, que vibran anidando emociones e ingenua sensualidad.

Silvia Suarez Arocena

 

 
Contemplar la obra de Pilar Sala significa viajar a un mundo sin fronteras ni límites, pero no exento de realidad. Es casi una forma de ver y describir la vida, poetizándola, haciéndola más humana y agradable, incluso divertida. Es arte naïf con palabras mayúsculas, pero distinto, original, personal.

La pintura de Pilar Sala, fresca, muy elaborada, meticulosa, impregnada de surrealismo y, en ocasiones, casi barroca, nos habla de una mujer fuerte, dinámica, emprendedora, capaz de abarcar grandes espacios vitales y afrontar grandes retos.

Sus cuadros son mágicos. Se entra en ellos para recobrar la ilusión por la vida, para soñar fantasías, para volver a la infancia y vivir un mundo utópico o para enamorarse con la belleza amable de su arte complejo y sencillo a la vez.

Gracias Pilar por recordarnos que en nuestro interior aún somos niños.
 
Joan Grau - Genialart -
Crítico de Arte España -Barcelona-
 
Pilar Sala

O misterioso ato criativo

Um dos elementos mais simbólicos da arte é a lua. Considerada, desde a Antigüidade, o símbolo da noite e dos pensamentos mais escuros do ser humano, também tem conotações ligadas ao amor e à pureza, como aquelas relacionados com os namorados. Sua imagem, plena de mistérios, alimenta a imaginação e pode ser a porta de entrada para o mundo pictórico dae Pilar Sala.

O universo dessa artista autodidata, nascida em Buenos Aires, Argentina, em 26 de janeiro de 1944 e formada em Ciências Políticas, atividade que não exerceu, é marcada pela presença de diversos elementos oníricos, principalmente pela combinação de imagens inusitadas, que remetem ao trabalho dos pintores surrealistas.

Ao pintar sem realizar esboços e com a utilização muito particular da cor, principalmente pelas combinações muito pessoais, diferentes daquelas aprovadas pela academia, Pilar consegue criar atmosferas singulares. Ao não realizar esboços, demonstra grande imaginação, acompanhada de uma noção de conjunto surpreendente, pois as obras revelam muita harmonia e um grande senso de equilíbrio estético.

Cada tela estabelece uma magia singular, sendo que, em muitas delas, a lua, seja cheia ou na forma crescente surge com bastante força. Seja como elemento integrante da composição ou como protagonista, parece sugerir justamente a possibilidade que a pintura oferece de romper barreiras entre o conhecido e o desconhecido.

O fato é que real e imaginário ou razão e loucura ganham novas dimensões quando se contempla uma imagem de Pilar. As figuras humanas que surgem , muitas vezes ela mesma ou parentes e amigos, contribuem para dar às suas criações calor humano. Não se tratam, portanto, de meros jogos retóricos e imagéticos, muito comuns no surrealismo, mas de criações vigorosas que alertam para a contínua possibilidade humana de usar a mente para atingir o inesperado.

O escritor norte-americano Mark Twain (1835-1910) afirmava que “cada um é uma lua e tem um lado escuro que nunca mostra a ninguém”. Ao vislumbrar as telas de Pilar, paradoxalmente, parece que a artista tem diversos lados claros. Brota de cada trabalho uma intensa vontade de viver e um profundo amor pelo ser humano.

As imagens bem definidas de Pilar e a riqueza de detalhes surpreendem por se tratar de uma artista autodidata que nunca freqüentou um ateliê e apontam para a necessidade de uma observação atenta. Cada detalhe se articula com o todo formando um conjunto em que a integração imagética é preponderante.

Prevalece no trabalho de Pilar a espontaneidade, a liberdade e o compromisso estético e ético com a própria arte de pintar num exercício contínuo de busca da qualidade. Suas luas, além de terem um resultado estético eficiente, estimulam o mistério do ato criativo. O autodidatismo próprio do naïf e a poética surrealista se integram com maestria, apontando que a arte ultrapassa as barreiras do aparentemente possível quando realizada com espero e sinceridade, atributos que Pilar reúne em sua vigorosa e imaginativa pintura.


Oscar D'Ambrosio
Jornalista.

Integra a Associação Internacional de Críticos de Arte (AICA-Seção Brasil) e é autor de Contando a arte de Ranchinho (Noovha América) e Os pincéis de Deus: vida e obra do pintor naïf Waldomiro de Deus (Editora Unesp e Imprensa Oficial do Estado de São Paulo).

 

Confieso que lo mío es el expresionismo pero tampoco tengo ningún prejuicio contra el naif. Hay pintores expresionistas muy malos y lo mismo ocurre con el naif y con todo lo demás.
Hoy me he detenido a ver lo tuyo y me parece fantástico, de limpia factura, sin estridencias, armónico, tranquilo, invitando a la sonrisa pero, sobre todo, a la ternura. Parecen recuerdos de una infancia feliz y quien ve tus obras tiende a creer que la suya también debió ser feliz. Además juegas con el espacio, con esos árboles y esas lunas abiertas a jardines con ropa tendida. A fuerzaa de pintar paraísos, a fuerza de pintar mundos felices, es posible que consigas mejorar esta pocilga que nos ha tocado habitar. Creo que, de cuando en cuando, necesitaré refugiarme en el espacio limpio y puro de tus cuadros.
Puedes hacer el uso que quieras de mis palabras.
Jesús Mazariegos

Crítico de Arte
- Doctor en Historia del Arte- España -
 

Pilar Sala, merecedora de numerosos premios participó en más de cuarenta muestras colectivas en los espacios convocantes del arte naif.La necesidad de difundir su obra, la impulsó a realizar reproducciones serigráficas firmadas y numeradas de diez trabajos seleccionados, que se distribuyeron en venta dentro y fuera del país.
Las expresiones de su pintura ayudan a pensar en las características típicas de este arte donde la ingenuidad de las concepciones imaginarias no están excentas de ciertos razgos de humor. Si tomamos la referencia de "Luna Rosa", veremos como la artista no sólo utiliza adecuadamente sus colores complementarios como el verde y el rosado, sino que agrega a la visión tan usual en la pintura naif, como la figura del gato, un humor gráfico cuya frescura podemos hallarla en ciertas tiras cómicas. Arbol inclinado, gato trepando en él es una actitud por demás graciosa y audaz.

Rosa Faccaro

REVISTA ESTILO
Clinica de arte analizadaa por el artista PlásticoYaco Nowens
Una refinada propuesta cromática es "el casamiento" en la línea quimicamente naif que nos muestra Pilar Sala.
La alegría de sus personajes se hallan asociados al paisaje feliz de lo natural, con lo que logra una obra de gran calidad estética.
 
Comentarios